Crónica de Photoespaña (IV)

PhotoEspaña da para mucho y muy bueno. Continúo con la crónica.

Raúl Urbina
Chicago, impediré que el viento salga.
Aprovechando que sirve de alojamiento a la exposición (Re)Presentaciones, la tabacalera aprovecha para inaugurar una nueva sala dentro del edificio de la antígua fábrica de tabacos, a la que han llamado “La Fragua” y que estará destinada a mostrar obra de artistas emergentes.
Las fotografías de Urbina retratan la ciudad de Chicago desde un punto de vista muy personal, huyendo de los tópicos y centrándose en un Chicago desconocido e íntimo.
Con un magnífico blanco y negro, estas imágenes han sido organizadas en base a un interesante diseño expositivo. En primer lugar hay una introducción que mezcla fotos de personas con otras de lugares desiertos. A continuación son los espacios urbanos de la urbe los protagonistas en una serie de fotografías hermosas e impactantes. Continuando con la visita encontramos fotografías en las que aparecen habitantes de la ciudad como un elemento más, integrados en el paisaje urbano. La tercera parte de la muestra está formada por retratos de varios “chicagoans”, una colección de primeros planos de perfectos desconocidos a los que el fotógrafo abordó en la calle o en sus lugares de trabajo y que no tuvieron inconveniente en posar para él. Culmina la exposición una pequeña serie de imágenes más personales, donde el movimiento o el desenfoque añaden un punto de irrealidad no ajeno a la ciudad que retratan.
En una proyección sobre la pared se muestran más imágenes.
Todas las fotografías tienen un toque de misterio y de poesía (Resaltada por la elección de los títulos). Son fotografías que impactan y que se graban en la memoria por su belleza.
Con motivo de la muestra se ha editado un pequeño catálogo que viene acompañado de un plano de Chicago en el que se sitúan las imágenes y una fotografía original firmada por el autor. Y todo por sólo cinco euros. Otro motivo más para visitar esta exposición.

picture0015-1

Álvaro Deprit
Suspensión.
La Fnac de Callao se suma a PhotoEspaña con una pequeña exposición en la que se muestran las fotografías del que fuera el último premio “PhotoEspaña OjodePez de valores humanos”.
Álvaro Deprit ha realizado una reportaje sobre una “Casa Famigilia” perteneciente a la red de albergues juveniles italianos en los que se acogen a los menores extranjeros de naciones pertenecientes a la Unión Europea que intentan cambiar de país sin un mayor que los acompañe.
Estos jóvenes se encuentran perdidos entre dos mundos. Por un lado han cambiado de país, con lo cual están en un lugar que no les pertenece y en el que su situación no ha sido regularizada. Por otro lado su estancia allí es por fuerza transitoria pues bastará con que alcancen una edad determinada para que tengan que abandonarlos.
No hay una voluntad documental en estas fotografías, no son un reportaje sobre el funcionamiento de la Casa Famiglia ni sobre la vida allí, sino que el fotógrafo ha puesto todo su empeño en mostrar la soledad de sus habitantes, su sensación de perdida y de estado permanente de tránsito entre dos aguas. Las imágenes transmiten esta sensación mediante un tratamiento de los colores que potencia los tonos fríos y la falta de luz, mostrando a los jóvenes en solitario, en entornos poco o nada acogedores, transmitiendo la sensación de perdida y desconcierto al espectador.
Resulta curioso que algunas de estas fotografías se encuentran a la vez en otra exposición dentro de PhotoEspaña, la titulada “El tiempo suspendido” y que se puede ver en la galería Paula Alonso. Una exposición menor que para mí no merece una reseña, de momento.

suspension-6

El cuerpo revelado y Savoir c’est pouvoir, en el Jardín Botánico.
Las salas del jardín botánico albergan dos exposiciones con mucho en común, ambas son recopilaciones de obras de varios autores y ambas tiene el cuerpo como protagonista.
Por un lado encontramos la exposición “Savoir c’est pouvoir” que recoge una selección de obras de la colección de fotografía del CNAP (Centre National des Arts Plastiques) en las que el cuerpo humano tiene un protagonismo más o menos destacado, siendo en algunos casos protagonista absoluto y en otras un mero pretexto. Es una exposición demasiado ecléctica, la diferencia entre las obras de uno y otro autor es tan grande que desconcierta, si a esto se le suma que el hilo argumental elegido para unir las fotografías, el cuerpo, casi llega a diluirse, a perderse, hace que la sensación que produce sea un tanto agridulce.
La otra exposición se titula “El cuerpo revelado” y muestra imágenes de autores españoles pertenecientes a la colección Alcobendas. Esta colección alberga un gran número de trabajos de fotógrafos españoles, aquí están nombres como Tony Catany, Cristina García Rodero, Alberto Alix o Gervasio Sánchez entre otros muchos consagrados. Los más grandes autores de la fotografía española están presentes en la colección, lo cual tiene un lado positivo y otro negativo. Por una parte sabemos que no van a defraudar pues la de Alcobendas es una apuesta sobre seguro y eso garantiza un buen número de magníficas imágenes, pero ese es también su mayor inconveniente, que no hay riesgo, que no hay lugar para nuevas tendencias o nuevos autores, para los que no se han labrado un nombre con letras de oro en la historia de nuestra fotografía. Por lo tanto la exposición recoge un puñado de muy buenas fotos pero con un cierto regusto a déjà vu.
Esta exposición es a mi juicio la mejor de las dos y merece una visita.

b_f49514ff02729121f9320d58bd5e72b21297eea6

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s