Crónica de PhotoEspaña 2015 (III)

Más PhotoEspaña.

Fundación Telefónica

Luis González Palma

Luis González Palma (Guatemala, 1957) es un magnífico fotógrafo cuya obra se caracteriza por una constante experimentación formal que da lugar a interesantísimos trabajos a caballo muchas veces entre la fotografía, la escultura y otras artes plásticas.

Luis González Palma. Möbius. 2014. ©Luis González Palma

Hay en la obra de González Palma una fuerte presencia de lo corporeo, sus fotos no son rectángulos de papel enmarcados, sino que la mayoría de las veces adquieren una dimensión extra, una tridimensionalidad que añade valor a unas fotografías que de por sí ya son sugerentes y enigmáticas.
Sus retratos de indígenas tienen fuerza por sí mismos, pero la forma en que somete a su fotografía a juegos de reflejos, texturas de pan de oro, de metacrilato o de metal, volúmenes y formas, les hace trascender la mera condición fotográfica para convertirse en arte inclasificable y fascinante.
Sus fotografías parecen sudarios a veces, otras están cosidas, remendadas, curvadas, deformadas e intervenidas según sea su temática, aquello de lo que hablan. Hay referencias a la religión, a la espiritualidad y a cuestiones más terrenales y el resultado siempre se presenta en forma de obras de arte que no dejan indiferente a ningún espectador.
Además, el montaje expositivo es realmente interesante y casi es un protagonista más en esta exposición con tantas lecturas.
Recomiendo la visita de esta exposición con insistencia, merece la pena adentrarse de lleno en el mundo particular de Luis González Palma y sentir la sensación de no querer salir.


Como un secreto se seduce a sí mismo. De la serie Jerarquías de la intimidad, 2005.
©Luis González Palma. Cortesía del artista

Biblioteca Nacional
Los mejores libros de fotografía del año

Al igual que en la pasada edición, en la biblioteca nacional se puede ver una selección de los fotolibros más destacados entre los publicados en este último año.
La exposición recoge una colección de libros muy diversos y aunque sólo sea por la variedad y por la posibilidad de hojearlos sin prisa, recomiendo la visita.

©Jacobo Medrano
©Jacobo Medrano

Premios PHotoEspaña al mejor libro de fotografía del año

Continuo con la temática de los fotolibros pues este año de nuevo se han fallado los premios a los mejores libros de fotografía del año.
Un jurado formado por el Director Cultural y de Relaciones Institucionales de la Biblioteca Nacional de España, Carlos Alberdi, la fotógrafa Ana Casas Broda y el comisario y miembro del colectivo La Silueta, Andrés Fresneda, han concedido cuatro premios y una mención de Honor.
El Premio al mejor libro de fotografía del año en categoría internacional ha correspondido a Illustrated People de Thomas Mailaender, editado por RVB Books y Archive of Modern Conflict.
El Premio al mejor libro de fotografía del año en categoría nacional ha correspondido a Everybody Needs Good Neighbours, de Arnau Blanch, editado por RM y La Caixa.
El Premio al mejor libro de fotografía autoeditado del año ha correspondido a PAIN, deToni Amengual.

El jurado ha otorgado una mención especial a Salitre, de Juan Valbuena publicado por PHREE.

Sobre gustos no hay nada escrito pero en mi opinión, si a la decisión de un jurado se le llama fallo, por algo será, pero al fin y al cabo esa es sólo mi opinión.

El premio internacional es, a mi juicio, una astracanada. Fotografías “Positivadas” en la piel de algunas personas después de que el autor pegara negativos y los expusiera con una lámpara de luz ultravioleta (Oda al cancer de piel). No creo que este trabajo tenga un valor más allá de la anécdota, es de ese tipo de obras que se comentan por lo vagamente ingenioso e inmediatamente después de olvidan. Puro efectismo vacío.

1024
El premio nacional me parece una colección demasiado ecléctica de fotografías que, si bien tienen un debil hilo conector, parecen descartes de otro trabajo fotográfico. Siento ser tan duro pero estoy un poco cansado de que los proyectos feistas acaparen los espacios fotográficos.

arnau
El premio de fotografía autoeditado no es sino una reiteración, otra vez se premia un libro en el que tiene más mérito el continente que el contenido.
El libro de Toni Amengual acapara premios donde quiera que se presenta, pero estos premios suelen recompensar más el trabajo de diseño gráfico que el fotográfico. Es un libro incómodo en el que hay que cortar las hojas para ver el contenido. Al final tenemos un jueguecito que no se puede repetir más veces, un libro destrozado, y una colección de imágenes de personas cabreadas fotografiadas con un teléfono móvil. Bueno, hay a quien eso le parece interesante.

PAIN_004
En cuanto a Salitre, creo que como trabajo documental es muy interesante. El proyecto incluye 12+1 libros: doce de ellos hechos por cada uno de los habitantes de una casa patera en la calle del Salitre (Madrid) en la que vivían 12 inmigrantes. Para cada libro han usado sus fotografías, dibujos, palabras y documentos a los que se añade un libro número trece que contextualiza el proyecto con textos e imágenes que Juan Valbuena realizó exclusivamente en el interior de la casa-patera hasta su desalojo.
Creo que es un buen trabajo.


SALITRE_1_1019


Por último, e
l Premio a la editorial destacada del año ha correspondido a AMC- Archive of Modern Conflict.

Todos los libros premiados se pueden ver en la Biblioteca Nacional dentro de la exposición sobre los mejores fotolibros del año.

Calcografía Nacional.

Trama sudamericana

Esta exposición, pequeña, concisa, pero grande en contenido, muestra el trabajo de una serie de fotógrafos centroamericanos cuyas fotografías hablan sobre la emigración hacia Estados Unidos. Cada uno de los autores ha interpretado el tema según su visión personal y de este modo los resultados son muy diferentes. Unos me parecieron muy interesantes, otros menos, pero todo dignos de mención.

En el camino. Colectivo Ruido Photo (Edu Ponces y Toni Arnau)

Esta serie está formada por una serie de imágenes tomadas entre 2008 y 2009 cuando sus autores recorrieron el camino que siguen los indocumentados centroamericanos para entrar en los Estados Unidos.
Ponces y Arnau han orientado sus fotografías hacia el documentalismo puro y duro, han vivido entre los migrantes y han retratado su aventura cotidiana. Teniendo en cuenta esa premisa y contemplando estas fotos más como imágenes de prensa que como un trabajo artístico, las fotografías de Arnau y Ponces constituyen un crudo testimonio que pone ante nuestros ojos la otra cara del sueño americano y del daño que produce en los países que están debajo de él, geografica y metafóricamente.

08ec80ff7558b1e1043cf97adee80b6c_orig

Superhéroes. Dulce Pinzón
Ya conocía esta serie, la he visto en muchas páginas de internet y alguna revista, pero nunca me había resultado tan atractiva e interesante como al verla en directo.
Lo que Dulce Pinzón hace es retratar a los inmigrantes centroamericanos que sobreviven cada día en norteamérica como si fueran superhérores de cómic.
De este modo, además de servirse de la cultura popular estadounidense, ironiza sobre la dureza de la vida de los emigrantes al presentar como héroes con superpoderes a personas normales que de una forma casi sobrehumana luchan de sol a sol por ganar un dolar. Pinzón fotografía a sus modelos en sus lugares de trabajo, en su vida cotidiana, vestidos con los trajes de los personajes de cómic, pero sus ropas son disfraces baratos, casi artesanales, cómicos en ocasiones, y de este modo se acentúa el mensaje sobre la pobreza de los emigrantes que envían a sus familias casi todo lo que ganan.

f26e47cedf9b720ba1588812dcdf1005_orig

 

Safe Heaven. Ruth Prieto
Un conjunto de fotografías que presenta la vida cotidiana de chicas latinoamericanas menores de veinticinco que se ganan la vida como damas de compañía y camareras en restaurantes donde los clientes son, igual que ellas, inmigrantes irregulares.
El color es el protagonista de estas fotos, austeras y sencillas, pero que transmiten la desolación que impera en las vidas de estas chicas.
Además de mostrar a las chicas en su trabajo, se las presenta también en sus espacios más íntimos, donde siguen siendo casi niñas.

0ad9539a910869199cd81835ad7c2453_orig
Arquitectura de remesas. Andrés Asturias y Walterio Iraheta
Me ha llamado mucho la atención esta serie por lo que muestra.
Los emigrantes envían dinero a sus familias y uno de los usos que estas hacen es la construcción de nuevas viviendas.
Lo que Asturias e Iraheta retratan son estas viviendas que parecen rendir culto a los Estados Unidos incorporando elementos propios de la cultura yankie en las fachadas de estas casas construídas con los materiales de la zona.
Creo que estas fotos constituyen una interesante reflexión sobre como la colonización cultural de los Estados Unidos sobre Latinoamérica no siempre es voluntaria pero siempre presente.

 042
Home. Andrea Aragón
Tal vez esta sea, siempre según mi opinión, la serie menos interesante.
Estas fotografías reflexionan sobre la forma en la que los iconos visuales norteamericanos se han infiltrado entre culturas como los mayas.
Me interesa lo que cuentan, pero no mucho cómo lo cuentan.

07b1303bd16af635e4b2c497ef4095ca_orig
Continuará.

Advertisements

Crónica de PhotoEspaña 2014 (I)

Por fín ha arrancado PhotoEspaña 2014.
En una semana frenética de ruedas de prensa y actos oficiales, el festival fotográfico más importante del país se ha puesto en marcha en una edición dedicada a la fotografía española, al menos en su sección oficial pues la programación de las galerías está cargada de autores extranjeros.
Por lo que ya he tenido ocasión de ver, las exposiciones permitirán al espectador hacer un recorrido por la historia de nuestra fotografía, desde los pioneros hasta los que ya están dibujando el futuro de la fotografía. Hay de todo y para todos los gustos este año y desde aquí iré haciendo una crónica más o menos crítica de aquellas exposiciones o actividades a las que tenga acceso con la esperanza de poder servir de guía o de punto de información a los que deseen lanzarse a la pavorosa y fascinante aventura de perderse en este mar de exposiciones y de fotos, muchísimas fotos.
Sólo en esta semana he visto magníficas fotografías y otras que incluso me hacen dudar de que lo sean, por lo pronto comenzaré hablando de las muestras que recogen las fotografías más antiguas mostradas en PhotoEspaña 2014.

P6044954Acto inaugural en el Jardín Botánico.

Fotografía en España. 1850-1870
(Biblioteca Nacional, Sala de las Musas. Del 27 de Mayo al 14 de septiembre) 

Esta es una exposición pequeña, tanto que puede pasar inadvertida para el visitante pues se encuentra dentro de una de las salas del museo de la Biblioteca Nacional y casi parece parte de la colección permanente.
Son fotografías tomadas por algunos de los pioneros de la fotografía en España (no todos españoles) que tienen un valor documental, histórico y sobre todo testimonial, de la época, del aspecto de España y los españoles en la segunda mitad del siglo XIX y de los usos fotografícos del momento.
Para mi es ahí donde radica todo su interés y que no va mucho más allá de la curiosidad histórica.

 

6839010fde5ae13edef65ced1ec9c32cedcb8937
Adelaida Fernández Zapatero. Actriz. 1859

JOAN VILATOBÁ
(Museo del Romanticismo) 6 de junio – 21 de septiembre de 2014

Uno de los principales atractivos de las diferentes ediciones de PhotoEspaña es que permite descubrir a fotógrafos interesantes pero desconocidos por el público e incluso por los entendidos, y este es el caso de Joan Vilatobá.
Este autor nacido en Sabadell es uno de los principales pictorialistas españoles. Su obra está condicionada por cuatro temáticas; La figura, el paisaje, las composiciones y representaciones casi teatrales y el retrato de artistas y músicos coetáneos. Sobre esos temas trabajó utilizando sobre todo la técnica del revelado a carbón, lo que acentúa el caracter pictórico de su obra.
Sus fotografías se ajustan a la costumbre coetánea de las escenificaciones grandilocuentes inspiradas por su cercanía al espiritismo y la masonería y de las composiciones eróticas.
Son unas fotografías en las que la luz ha sido domeñada y es casi un personaje más. Sorprende el nivel de calidad alcanzado en las copias y la belleza de las imágenes.
La exposición es pequeña, tan sólo ocupa una sala de reducido tamaño en el museo romántico lo que la hace perfecta para disfrutarla de una forma más íntima.

IMG_0962 Aspecto de la exposición en el museo del Romanticismo

Antoni Arissa.
Espacio Telefónica. 4 de Junio al 14 de Septiembre de 2014.

La decisión por parte de Fundación Telefónica de rescatar archivos fotográficos de la compañía es uno de los más felices acontecimientos para los que amamos la fotografía y vivimos en Madrid, y si le sumamos la tendencia de la entidad  a exponer el trabajo de grandes fotógrafos actuales, el mítico edificio de la Telefónica se convierte en un faro cuya luz hay que seguir con atención.
En esta ocasión, la fundación expone la obra de Antoni Arissa, destacado tipógrafo catalán cuya obra fotográfica es una de las más bellas e interesantes de la temprana historia de la fotografía española.
Esta exposición realiza un recorrido por su obra, comenzando por los primeros tiempos en los que su cercanía al pictorialismo le llevó a crear costumbristas, escenificaciones de niños perdidos en el bosque, contínuas referencias a la inocencia infantil (para lo que uso como principales modelos a sus dos hijas) y demás elementos bucólicos. Sin embargo, ya hay en esas fotografías un avance de lo que llegará a ser, ya se aprecia el uso magistral de las luces y las sombras y de la composición.
Poco a poco, Arissa se fue interesando por la fotografía que se hacía en Europa, se dejó seducir por las vanguardias y las puso en práctica. Comenzó a centrar la temática de sus fotografías en composiciones donde las líneas, la luz y las formas se imponían a las escenificaciones. Ya no recreaba la ficción, sino que retrataba la realidad con un afán documentalista que impregnó todo su trabajo. Aún fotografiaba a sus hijas, pero ahora ellas no actuaban, no representaban personajes, eran ellas las auténticas protagonistas de unas fotografías en las que los juegos de luces y sombras se convirtieron casi en una obsesión.
Antoni Arissa fue un gran tipógrafo y fotógrafo, pero ante todo fue un fabricante de belleza. Es eso lo que he visto en sus fotografías por encima de tendencias o argumentos escénicos, belleza.
Una belleza que se ve resaltada por un excelente montaje expositivo y acompañada por un hermoso catálogo.

 

P6034883Dos fotografías protagonizadas por las hijas del autor

 

Ortiz Echagüe. Norte de África.
Real Academia de Bellas Artes de San Fernando. Hasta el 27 de Julio.

De entre todos los fotógrafos reseñados en esta entrada, Ortiz Echagüe es el más conocido pero no así la obra que la R.A.B.A. de San Fernando expone.
Esta muestra, que cuenta como comisario al nieto del autor, Javier Ortiz Echagüe, y que viene auspiciada por el aún no inaugurado Museo de la Universidad de Navarra, ha seleccionado las fotografías que realizó en el norte de África aprovechando su pertenencia al departamento de aerostación del ejército español.
Como todos o casi todos los de su época, Ortiz Echagüe es un fotógrafo pictorialista, pero con un profundo interés documental
Sus fotografías muestran tipos populares norteafricanos y si bien son escenas elaboradas en las que los personajes posan, lo que muestran es un reflejo de la realidad que conoció durante su estancia en la zona. En estas imágenes se adivina ya el germen de los que serían sus trabajos más celebrados; Tipos y trajes (1930), España, pueblos y paisajes (1939), España mística (1943) y España, castillos y alcázares (1956), todos ellos registrados en forma de bellos libros.
Aconsejo la visita a la muestra, sólo si el visitante no necesita un acceso especial por discapacidad ya que, por extraño que parezca a estas alturas, la sala no dispone de ese tipo de accesos.
Desde aquí va mi tirón de orejas a la entidad con el deseo de que sea solucionado lo antes posible.

P6044939Un momento de la inauguración.