Documentales fotográficos (II)

Esta es la segunda entrega de vídeos sobre fotógrafos, confío en que resulten de interés.

1 BBC Omnibus. Mario Testino.
Idioma: Inglés.
Duración: 47 minutos


2 Hiroshi Sugimoto

Duración: 43 minutos
Idioma: Japonés subtitulado al inglés


3. Ocho fotógrafos

Idioma: Español.
Duración: 32 minutos.


4 Conferencia de Alberto García Alix .

Idioma: Español.
Duración: Una hora y nueve minutos.

En poco tiempo espero colgar aquí la tercera entrada de esta serie.

Crónica de PhotoEspaña 2015 (V)

Ausencias de Madrid me han imposibilitado publicar esta última crónica de PhotoEspaña 2015 hasta ahora.
Es la última porque las grandes expos ya están vistas y comentadas, casi todas, y ahora comienza el peregrinar por galerías que siempre tiene algo de calvario. Entre las que no tienen los horarios con los que figuran en las guías, las que han cerrado, las que están en un piso medio escondido al que da miedo llamar y otras en las que te abre alguien al que pareces haber molestado en su mejor momento y te hace incómoda la visita, visitar expos a veces es algo que da pereza y se va retrasando hasta que entran las prisas de última hora. Por supuesto que hay excelentes galerías sin estas comodidades, muchas de ellas, pero de todos modos creo que es oportuno concluir con la reseña de lo último que he tenido ocasión de visitar.

Museo ICO
Construyendo Mundos.

Que alguien me explique lo de esta exposición. Publicitada casi de refilón como una mera recopilación de fotos de edificios alejada de la temática de PhotoEspaña en esta edición, como insertada para cubrir un hueco, parecía algo que había que ver por inercia, porque tocaba, (Al menos esa es la impresión que nos dio a varios que lo hemos comentado) ha resultado ser una magnífica recopilación de la obra de algunos de los más grandes maestros de la fotografía. Excelente montaje, diseño y selección de imágenes, esta maravilla puede pasar desapercibida para muchos que ignoran la belleza que esconde.
Comisariada por el Barbican Center, esta muestra exhibe doscientas cincuenta fotografías de importantes fotógrafos, algunos cruciales en la historia. Podemos disfrutar de la forma en la que vieron y fotografiaron la fotografía autores como Berenice Abbott, Walker Evans, Julius Shulman y Lucien Hervé, Walker Evans, Ed Ruscha, Bernd y Hilla Becher, Stephen Shore y Thomas Struth. En la parte relativa a la arquitectura moderna y su relación con quienes la habitamos, se presentan fotos de Luigi Ghirri, Hélène Binet, Hiroshi Sugimoto, Luisa Lambr,  Andreas Gursky, Guy Tillim, Simon Norfolk, Bas Princen, Nadav Kander e Iwan Baan.
Prefiero no comentar el trabajo de cada uno de ellos, mejor es ir a verla.

Hélène Binet. Museo Judío de Berlín, Daniel Libeskind, Sin título 7, 1997. © Hélène Binet
Luigi Ghirri. Cementerio de San Cataldo, Módena; el osario en invierno, 1986. © 2014 Eredi Luigi Ghirri. Cortesía Luigi Ghirri Estate

La New Gallery.
This is what hatred did, de Cristina de Middel.

Confieso que tengo un cariño particular por la obra de esta fotógrafa. Hay algo especial en sus fotografías que supera el discurso conceptual pero vacío tan en boga. Seguramente ese algo sea sólo buena fotografía.
De todos aquellos de sus trabajos que he podido ver en una sala, tal vez sea este el que me cuesta más asimilar sin conocer el texto del que parte. No he leído el libro de Amos Tutuola, My life in the bush of ghosts (1964) en el que la fotógrafa se inspira para, en realidad, fotografiar un barrio de la ciudad de Lagos. Noto que me falta esa referencia pero aún así he disfrutado de sus fotografías, del misterio que esconden tras la sencillez de sus planteamientos, incluso del abigarrado diseño de la exposición.
Acudí a la exposición esperando ver la ilustración fotográfica de un libro pero me encontré con la crónica vital y apasionada de la vida en la ciudad africana, con el retrato de sus gentes, de sus leyendas, de sus miserias y sus glorias.
La recomiendo como suelo hacer con su trabajo.


© Cristina de Middel

Cristina de Middle
© Cristina de Middel

Museo Cerralbo
Korda, retrato femenino.

Alberto Díaz Gutiérrez (Cuba, 1928-2001), más conocido como Korda, debe su foto al retrato del Ché Guevara que se convertiría en un icono popular después de ser recortado, procesado y tratado por procedimientos serigráficos y similares.
Eso es lo que conocemos de Korda, nada más, tal vez sea porque no hay mucho más que conocer.
La exposición que se muestra en el museo Cerralbo intenta recuperar la figura de este fotógrafo seleccionando sus fotografías publicitarias protagonizadas por mujeres realizadas para la prensa Cubana, en la revista Carteles.
Considero que este es un intento loable pero fallido. La muestra carece de interés por monótona, porque no hay nada nuevo ni innovador, sólo repetición de fórmulas aburridas. Una pena.
Korda. Norka, ca. 1956 – 1958. Diseño del sombrero:Eva. © Korda, VEGAP, Madrid, 2015

Korda. Norka, 1958. Fotografía de portada de La Mujer suplemento del Diario de la Marina. Sombrero diseñado por Ginette Aussude. © Korda, VEGAP, Madrid, 2015

Galería My Name’s Lolita
La Habana. Juan Manuel Díaz Burgos

Dentro de lo que las galerías aportan al festival Off y lo que hasta ahora he podido ver, destaco la muestra de Juan Manuel Díaz Burgos dedicada a La Habana.

Desde que conoció la Habana en 1991, durante el “periodo especial”, Díaz Burgos se quedó fascinado por la vida en la capital cubana y sobre todo por sus habitantes.
Tres años después regresó y durante dos veranos realizó su “opera prima” habanera titulada Malecón de La Habana. “El gran sofá”. Desde entonces no ha cesado de retratar la Habana y algunas de las muchas fotografías tomadas se exponen ahora en esta exposición, pequeña pero intensa.
Las fotografías de Juan Manuel Díaz Burgos, realizadas con un bellísimo blanco y negro, muestran una cara amable de la Habana. Son imágenes potentes y hermosas que captan con acierto estampas habaneras cargadas de fuerza y energía.
Es una de esas exposiciones pequeñas pero intensas, que te dejan huella y muchas ganas de coger una cámara y salir a la calle.

Foto de © Juan Manuel Díaz Burgos
 © Juan Manuel Díaz Burgos

Conclusión:

Llegado a este punto del festival, me siento muy satisfecho con lo visto.
Creo que esta edición ha servido para darnos a conocer a grandes autores latinoamericanos y a acercar un poco más los dos continentes, que tan ajenos suelen permanecer en cuestiones artísticas.
Se hace mucha y muy buena fotografía en Latinoamerica pero más allá de unos pocos nombres permanece ignota para los españoles. Gracias a PhotoEspaña hemos podido (podemos aún) disfrutar de la fotografía que se hace en América del sur, conocer la realidad de aquellos países y de sus fotógrafos.
He echado de menos más presencia de países del sur del continentes, parecía que se había focalizado todo en el norte, pero insisto en que he visto muy buena fotografía y en que esta es una gran edición de PhotoEspaña.  Ha habido asuntos que me han disgustado, que me han parecido impropios del festival y que he ido comentando por aquí, pero entiendo que no son achacables a la organización del festival sino más bien a la gestión de los diferentes espacios expositivos.
Veremos a ver qué nos aporta la próxima edición, yo ya estoy impaciente pese a tener aún mucho que ver de esta.

La mirada rasgada (I)

Intento dedicar una parte considerable del poco tiempo libre del que ahora dispongo a descubrir el trabajo de otros fotógrafos dando un paseo virtual por internet.
Eso es lo mismo que ir a contar granos de arroz a un arrozal, la oferta es tan amplia y variada que podría pasarme el día recorriendo la web en busca de nuevos autores, por lo cual mis búsquedas suelen obedecer a motivaciones temáticas o incluso geográficas. Y desde un tiempo a esta parte, de este modo, estoy dedicando un interés especial a los fotógrafos orientales.
Ya sea por motivos culturales, geográficos o de cualquier otra índole, no cabe duda de que los fotógrafos orientales tienen una forma de mirar diferente, sus temas y sus tratamientos formales acostumbran a alejarse de los planteamientos occidentales. Poco a poco he reunido una serie de nombres cuyo trabajo me ha llegado de una forma especial y a ellos dedico esta entrada del blog, algunos son nombres muy conocidos como Araki o Moriyama, otros son rarezas que merecen ser descubiertas.
He realizado una selección de fotógrafos orientales que a mi juicio es extensa, pero como aunque no están todos los que son, si son todos los que están, la publicaré en mas de una entrada.

Nobuyoshi Araki.

El erotismo adquiere una nueva dimensión cuando viene de oriente, y en especial si lo hace desde Japón. Araki es uno de los mayores exponentes de esa visión particular del erotismo. Sus fotografías muestran mujeres atadas, casi torturadas, siendo este un tema que casi le obsesiona desde que en 1990 muriera su esposa, Yoko, por un cancer de ovarios. Después de que publicara el libro Winter Journey, que recoge las fotografías tomadas durante los últimos días de vida de su mujer.
Sus fotos, generalmente monocromas, inciden en a lo largo de sus diferentes trabajos en la temática sexual, ya sea fotografiando la industria sexual en el barrio de Kabukichō de Shinjuku en Tokio en 1980 para el libro Tokyo Lucky Hole, ya en sus retratos a artistas como Björk o Lady Gaga.
Dentro de su país, Araki goza de gran fama y las mujeres acuden a él solicitando ser fotografiadas en posturas cercanas al bondage. Han sido muchas las mujeres de fama internacional que pidieron ser retratadas por el fotógrafo japonés.
Desde que se le diagnosticara un cancer, su trabajo se centra en la capacidad de dar la vida y en fotografiar flores, pero esta vez con uso del color cercano al kitsch que convierte sus bodegones con flores y juguetes en perturbadoras delicias pop cargadas de erotismo implícito. Su intención es que sus fotografías de flores se utilicen en su funeral sustituyendo a las reales.

artwork_images_1154_684103_nobuyoshi-araki© Nobuyoshi Araki

PP-Nobuyoshi-Araki-Flower-Modern-Photo-4

© Nobuyoshi Araki

Daido Moriyama.

Moriyama comparte con Araki el gusto por el erotismo bizarro pero en su caso no ocupa un espacio tan importante dentro de su obra y su uso obedece más a cuestiones estéticas que conceptuales.
Daido Moriyama fotografía en blanco y negro, casi siempre, y es el suyo un blanco y negro denso, con negros muy empastados, subexpuestos, y un uso del grano que es casi tan importante en sus fotografías como los motivos de cada una de ellas.
Es, ante todo, un fotógrafo callejero, un ojo atento a la vida en las calles japonesas que huye de lo que usualmente fotografían los otros fotógrafos callejeros y se centra en lo extraño, en los primeros planos de rostros tan anónimos como marginales. Y es esta marginalidad la que ocupa toda su obra como protagonista casi absoluta, acentuada por el tratamiento casi extremo de sus fotografías.
Fotografía prostitutas y pobladores de los ambientes más sombríos japoneses, gente de la calle alejada de estereotipos, oscura, marginal. Donde el erotismo entra en su trabajo es  en una excelente serie de fotografías de piernas de mujeres cubiertas con medias de rejilla donde las formas se entremezclan llegando a dejar de ser identificables y dando lugar a hermosas y turbadoras fotografías casi abstractas.
Moriyama fue uno de los fundadores del grupo Provoke que creó en 1969 junto a otros grandes como Takuma Nakahira y Koji Taki (Con quienes comparte bastante de su planteamiento estético). Es el creador de la Photo Workshop School en Tokio, junto a Nobuyoshi Araki, Masahisa Fukase, Eikoh Hosoe, Noriyaki Yokosuba y Shomei Tomatsu. Y ahora es uno de los fotógrafos japoneses más conocidos y respetados.

daido-moriyama9© Daido Moriyama

tights_lips_daido_moriyama_01
©
 Daido Moriyama

Rinko Kawauchi.

Kawauchi es la fotógrafa oriental de moda, sus fotolibros aparecen en cualquier evento o festival fotográfico y su obra levanta opiniones encontradas. Sus admiradores se cuentan más o menos en la misma cantidad que los que piensan que su obra no merece consideración.
Yo me incluyo entre los primeros, encuentro tanta belleza y poesía en su trabajo que no pudo sino rendirme ante él, aunque reconozco que sus imágenes son tan íntimas y personales que pueden no ser comprendidas y producir rechazo.
Aunque se dedica a la fotografía desde 1997, no fue hasta 2001 cuando comenzó a ser conocida a nivel internacional gracias a la publicación simultanea de tres libros Utatane (Siesta), Fragmentos del día a día y Hanabi (Fuegos artificiales), continuó su fama con Fiestas Populares y Hanako (un estudio íntimo de una joven con ese nombre)
Desde entonces, cada nueva publicación de un fotolibro firmado por Kawauchi es seguido con interés por público y crítica pues garantiza una inmersión directa en su mundo más personal y autobiográfico, en su entorno doméstico, en su familia o el lugar donde vive y sobre todo en el disfrute de lo pequeño, de lo insignificante en apariencia, del silencio sonoro y visual. Quizás sea Illuminance su libro más conocido aunque para mi Ametsuchi, que muestra la quema controlada de terrenos de cultivo es de los más interesantes.

p.5-Rinko-Kawauchi-image-web_© Rinko Kawauchi

rinko-kawauchi_0

© Rinko Kawauchi

Hiroshi Sugimoto

Tal vez sea Sugimoto uno de los fotógrafos orientales más conocidos en occidente.
Su trabajo, dotado de una belleza especial, resulta reconocible hasta el punto de que una de sus fotografías fue portada de un disco de U2No line on the horizon, eso sí, con la condición por parte del autor de que sobre su fotografía no apareciera texto ni inscripción alguna, ni siquiera el nombre de la banda.
Nacido en Tokio en 1948 y residente en Nueva York desde 1974, Hiroshi Sugimoto fotografía siguiendo series temáticas con gran contenido conceptual.
Sus series tales como Dioramas y Wax Museums, Theaters, Bays o Architecture exploran temas jugando con los aspectos técnicos de la toma tales como el formato 8X10 o las largas exposiciones.
Pero de todo su trabajo, el que mayor reconocimiento y fama ha adquirido es el titulado Seascapes, una serie de fotografías del mar en las que, merced a obturaciones prolongadas, el horizonte que separa cielo y agua llega a desaparecer dando como resultado bellísimos e inquietantes paisajes marítimos, todos en blanco y negro.
Maestro de la técnica fotográfica, es capaz de obtener un rango tonal que puede recordar a otros maestros de los haluros de plata, Ansel Adams, a pesar de los planteamientos tan distantes que siguen sus trabajos.
Ha expuesto en el Moma o en el Metropolitan, entre otros muchos museos. En España fue galardonado con el Premio PhotoEspaña en el año 2006.

Hiroshi_Sugimoto4-1600x1020© Hiroshi Sugimoto

sugimoto

© Hiroshi Sugimoto

Kohei Yoshiyuki

Nacido en 1946, sería en los años setenta cuando Yoshiyuki se hiciera famoso gracias a un incidente particular.
Por aquél entonces era un fotógrafo comercial desconocido y una noche, caminando por el parque Chuo en Shinjuku se fijó en una pareja de enamorados tumbada en el suelo pero sobre todo en el grupo de personas que los espiaban desde los arbustos.
LLevaba su cámara encima pero la oscuridad no le permitió realizar ninguna fotografía de la situación.
Cuando Kodak comercializó sus flashes infrarrojos, Yoshikuki decidió volver al lugar  y a otros parques como los de Aoyama o Yoyogi, parques que por el día se poblaban de madres y niños y al caer la noche se convertían en lugares de encuentros sexuales. Comenzó entonces a fotografiar a las parejas entregadas a sus actividades sexuales que eran observados y espiados por voyeurs descarados que apenas se escondían.
Para realizar sus fotos, estuvo seis meses recorriendo los parques sin tomar fotografías, sólo para conseguir la confianza de los mirones, para que lo considerasen uno más. Se comportó como ellos lo hacían, mostraba el mismo interés que ellos pero ocultando una cámara pequeña cargada con película infrarroja. Pasó así tres años.
Él quería fotografiar a los voyeurs pero teniendo claro que eso le convertía a su vez en otro mirón, en un voyeur de voyeurs. Pero al fin y al cabo es algo inherente al acto fotográfico.
Las fotografías de esta serie, titulada El parque fueron expuestas en 1979 dentro de la galería Komai de Tokio. Todas las fotografías se positivaron en tamaño real y se apagaron todas las luces. Cada visitante recibió una linterna para que experimentara lo mismo que el fotógrafo o que los voyeurs.
Realizó otras series, como Love Hotel, con fotografías a partir de cintas de video amateur de contenido erótico tomadas por clientes de algunos hoteles destacados de tokio.

Kohei2© Kohei Yoshiyuki

kohei

© Kohei Yoshiyuki

Finalizo esta primera entrada sobre fotógrafos asiáticos, pronto añadiré alguna más.

Enlaces de interés:
Daido Moriyama
Web personal
Entrada en Wikipedia
Nobuyoshi Araki
Web personal
Entrada en Wikipedia
   Artículo en Jot Down
Rinko Kawauchi
Web personal
Entrada en Wikipedia
Ametsuchi en Have a Nice Book
Hiroshi Sujimoto
Web personal
Entrada en Wikipedia
Kohei Yoshiyuki
Web de la galería Yossi Milo
Entrada en Wikipedia