Humberto Rivas en Fundación Mapfre

Fundación Mapfre inaugura el “curso” expositivo con la muestra dedicada a Humberto Rivas. Es esta una gran exposición que aborda el trabajo de este fotógrafo a lo largo de toda su trayectoria, desde los años sesenta hasta el año 2005.

Rivas (Buenos Aires, 1937-Barcelona, 2009) fue un autor fundamental para el desarrollo de la fotografía en España. El impacto que causó su trabajo en la ciudad condal en los años 80 y 90 supuso un importante impulso para el reconocimiento de la fotografía como soporte de creación artística en nuestro país.

Violeta la Burra, 1978 Fotografía a las sales de plata 30 × 30 cm
espaivisor, Valencia

Su obra fotográfica abarca tanto paisajes urbanos como retratos, clasificación sin embargo con la que nunca se sintió cómodo y a la que nunca quiso someterse. Humberto Rivas Concebía su obra fotográfica como un gran todo. Sus imágenes de la ciudad se caracterizan por ser lugares desiertos, sin presencia humana. Son fotografías en las que los protagonistas son las señales de tráfico, paredes desconchadas, o las fachadas pintadas. En sus retratos, realizados sin ningún tipo de decoración ni referencias al espacio ni al tiempo, refleja el pulso y el desafío al que se enfrentaban los personajes que se ponían delante de su cámara.

Londres, Inglaterra, 1979 Fotografía a las sales de plata
26 × 26 cm
Archivo Humberto Rivas, Barcelona

Se le considera el creador de una nueva forma de documentar, sus imágenes buscan plasmar la huella del tiempo y de la memoria con un estilo sobrio y sencillo que invita al diálogo y la reflexión del espectador.

Luci, 1990
Fotografías a las sales de plata
38,3 × 38,3 cm c/u
Cortesía de la Fundación Foto Colectania, Barcelona

Esta retrospectiva, que incluye más de 180 obras y material de archivo ordenados cronológicamente y dispuestos en cuatro secciones Argentina/Norte, Barcelona, Inicio del color y Un proyecto de Vida, cuenta con préstamos de copias de época en su mayoría procedentes del Archivo Humberto Rivas (Barcelona), así como de las principales colecciones y museos que albergan obra suya en sus fondos: MNAC-Museu Nacional d’Art de CatalunyaIVAM-Institut ValencColección Per Amor a l´Art, MNCARS-Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía; Fundación Foto Colectania y Fundación MAPFRE.

Valencia, 1987
Cibachrome
27,5 × 35,5 cm
Archivo Humberto Rivas, Barcelona

La exposición exhibe, en copias vintage, las mejores fotografías de este fotógrafo magistral, maestro de la luz en sus retratos y de la sombra en su paisaje. Aunque pueda sonar a tópico, es una visita obligada para los amantes de la buena fotografía. 

Advertisements

Henrí Cartier-Bresson, la exposición en Fundación Mapfre

Hago un inciso en mis crónicas de PhotoEspaña para hablar de la exposición más importante que se disfrutará este año en Madrid.

FUNDACIÓN MAPFRE expone en sus salas del Paseo de Recoletos, hasta el 7 de septiembre, la exposición “Henri Cartier-Bresson”, la gran retrospectiva del fotógrafo francés que viene a España directamente desde el Centre Pompidou traída por su comisario Clément Chéroux.

A estas alturas, no considero necesario contar quien fue Henri Cartier-Bresson. Es probablemente el fotógrafo más conocido en el mundo y su fama es una de las más merecidas. Sólo por eso, la visita de esta exposición es obligatoria para todo amante de la fotografía.
Esta es primera muestra retrospectiva que se celebra en Europa desde la muerte de Henri Cartier-Bresson (Francia, 1908-2004), y el hecho de que el autor haya fallecido ya constituye un inconveniente, pues su voluntad con respeto a su obra comienza a ser ignorada.
Mientras vivió, supervisó las retrospectivas que se hicieron de su trabajo y nunca permitió un órden cronológico en las exposiciones, pues consideraba que su obra formaba un todo indivisible que sólo admitía una clasificación temática. Esa decisión del autor aquí ha sido ignorada y lo que nos encontramos es un recorrido cronológico por toda su obra, lo cual tiene un aspecto positivo y otro negativo.

Enri-cartier-bresson-23

Retrato de Henri Cartier-Bresson realizado por George Hoyningen-Huene

Para los que nos acercamos a la muestra con ojos de fotógrafos, este órden nos permite disfrutar de la evolución de la obra de Cartier-Bresson y realizar un acercamiento a su biografía. Es interesante conocer sus comienzos como dibujante y su evolución, desde la imitación de Atget en sus comienzos a la liberación que se supuso su contacto con los surrealistas, su excelente trabajo como retratista o su etapa como fotoperiodista y creador de Magnum. Pero considero que para los que sólo quieran conocer las fotografías de Cartier-Bresson, este diseño expositivo puede resultar pesado e incluso aburrido debido en gran parte al que considero que es el segundo problema de esta exposición, aunque seguramente sea un problema inevitable, el ansia por abarcar toda una obra tan basta.
Hay alrededor de 300 fotografías además de gran cantidad de documentos, proyecciones y otros. Está claro que ante un espectro tan amplio no todo lo que vamos a encontrar son obras maestras. Cartier-Bresson, como cualquier otro de los grandes, produjo excelentes imágenes e imágenes de menor calidad, y todas estas están en la exposición, lo que induce a una fatiga museal considerable que nos impedirá disfrutar con mayor intensidad de sus mejores obras, las cuales, por lógica, se encuentran al final del recorrido expositivo pues pertenecen a su madurez como fotógrafo.
Como fotógrafo, disfruté de todas las imágenes que encontré en la muestra, todas me aportaron algo y me hicieron conocer más a fondo al gran maestro, pero es probable que un visitante curioso no vinculado al arte de Niepce pueda sentirse agotado y en algún caso aburrido o abrumado.
No quiero decir con esto que la muestra aburra, en absoluto, es fascinante, pero tal vez pudo haberlo sido más con otra organización, con otra selección de fotografías que hubiera incidido más en las mejores fotografías, pues echo de menos bastantes fotografías célebres por su gran calidad y muy representativas de su obra que no están aquí.

henri-cartier-bresson-henri-matisse-vence-france-1944

Después de haber visto la muestra un par de veces y de haberme deleitado largo y tendido con el excelente catálogo que Fundación Mapfre ha editado, puedo decir que he aprendido mucho sobre Cartier-Bresson y sobre fotografía en general.
A Bresson se le conoce por su teoría del instante decisivo y como padre del fotoperiodismo, y todo ello ha quedado bien reflejado en la exposición, pero para mí es sobre todo un maestro indiscutible de la composición.
Hay una sección en la muestra en la que relaciona su obra con el número de oro y cómo las enseñanzas de André Lhote le mostraron el camino de la geometría en la composición y del uso de la sección aurea. Hay fotografías magistrales de Cartier-Bresson que lo son por el uso de la composición en escenas callejeras, espontáneas, aquellas donde el fotógrafo apenas dispone de tiempo para evaluar la escena y componer antes de disparar.
En estas fotografías veo al artista que fuera siempre Cartier-Bresson desde que comenzó dibujando hasta que dejó la fotografía para regresar al dibujo. Más allá del magnífico captador de momentos irrepetibles o del fotoreportero, Bresson fue una bestia fotográfica capaz de ver el mundo con una visión única e irrepetible, la visión del que se conoce como el ojo del siglo.

henri-cartier-bresson-2

Es mucho lo que he aprendido en esta exposición y no sólo me parece recomendable, sino que a pesar de algunos peros personales, creo que es imprescindible. El conocimiento profundo de los maestros es la mejor forma de avanzar en la fotografía.
No dejen de visitarla y disfrutarla.

2cmllp2

 

Enlaces de interés.
Web de la exposición.
Las fotos de Cartier-Bresson en la web de Magnum
CRÉDITOS DE LAS IMÁGENES: © Henri Cartier-Bresson / Magnum Photos, cortesía Fondation Henri Cartier-Bresson.