Crónica particular de PhotoEspaña 2017 (I)

Ya ha llegado la edición número veinte de PhotoEspaña, Madrid es un paraíso para los amantes de la fotografía y comienzo mis reseñas de las exposiciones de PhotoEspaña 2017 así como de aquellos eventos a los que pueda asistir.

Anders Petersen. Cafe Lehmitz © Anders Petersen

Las exposiciones

Con los ojos bien abiertos.
Cien años de fotografía Leica

la exposición que se exhibe en el Espacio Telefónica hasta el 10 de septiembre de 2017 es, sencillamente, imprescindible.
Con la excusa del centenario de la construcción de esa maravilla mecánica y óptica que se llama Leica, se reúnen en una exposición una enorme cantidad de fotografías que tienen como nexo de unión, haber sido tomadas con la mítica cámara.
En esta exposición podemos disfrutar del privilegio de ver copias originales de fotografías históricas, muchas de ellas marcaron su momento histórico por su alta calidad.
Henri Cartier-Bresson, Robert Capa, René Burri, Guy Le Querrec, Fred Herzog, Bruce Gilden y muchos más grandísimos fotógrafos están representados en una exposición que es, a mi juicio, un excelente punto de partida para disfrutar de esta edición de PhotoEspaña tan llena de grandes exposiciones.
Si hay que poner alguna pega, sería al montaje expositivo, un tanto confuso y sobre todo a las cartelas, colocadas a la altura de los ojos de un niño e impresas en un papel gris oscuro. Ambos factores hacen muy difícil su lectura.

Cien años de Leica© Jeff Mermelstein

Café Lehmitz
Anders Petersen

La brillante idea de darle a Alberto García Alix carta blanca para organizar seis de las exposiciones de PhotoEspaña 2017, ha proporcionado la ocasión de disfrutar de maravillas como la exhibición de las imágenes que integran esta exposición.
Las fotografías tomadas por Anders Petersen durante más de dos años en este café del barrio rojo de Hamburgo, ocupan por derecho propio un lugar privilegiado en la historia de la fotografía.
Los parroquianos del café, con sus miserias y sus grandezas, fueron reflejados de una forma respetuosa que indaga en lo más profundo de la condición humana. No sólo eran clientes de un bar, eran sus amigos, personas con vidas complejas cuya dignidad fue plasmada como pocas veces se ha hecho en fotografía.
Es una exposición que fascina desde su comienzo, cuando el visitante se encuentra sumergido ente impresiones a formato gigante de las hojas de contacto de Anders Petersen, con sus anotaciones, subrayados y tachados.
Hay que verla, sin duda, y varias veces mientras tengamos la oportunidad.

Anders Petersen café lehmitz photoespaña 2017

Anders Petersen. Cafe Lehmitz © Anders Petersen
Vista de la exposición

Pistas de baile (Ciudad Juarez, Chihuahua, México)
Teresa Margolles

De las, imágenes del Café Lehmitz, el espectador pasa sin transición a esta otra, o viceversa, merced a un diseño de las exposiciones que las comunica.
Esta forma de presentarlas no es casual. Teresa Margolles trabaja, al igual que Petersen, en el retrato de los marginados y de los clubs que frecuentaban, pero su enfoque es radicalmente distinto.
Teniendo de fondo la violencia y la situación política en Ciudad Juarez, Teresa Margolles se centra en el proceso de destrucción de clubes nocturnos en el centro de la ciudad. Para ello fotografía a trabajadoras sexuales transgénero, a las que sitúa sobre los restos de las pistas de baile que antes fueran su lugar de trabajo y ahora sólo son ruinas.
Una nueva mirada sobre la violencia mexicana que merece la pena ver por la originalidad de su enfoque y la forma en la que se ha montado la exposición.
Teresa Margolles ciudad juarez photoespaña 2017

Teresa Margolles. 2016 © Teresa Margolles

Eventos

Por el momento sólo he podido asistir a dos eventos.
De la clase magistral de Isabel Muñoz en Alcobendas, mejor no hablo, por educación.
El otro evento ha sido la presentación de “Café Lehmitz“, el libro que La Fábrica ha editado con las fotografías de Anders Petersen.
Este acto, integrado dentro de la Photo Book Week, contó con la presencia de Alberto García Alix y del autor que narró detalles de la intrahistoria de su proyecto.

Presentación libro Anders Petersen café lehmitz photobook week photoespaña 2017

Presentación de Cafe Lehmitz

El libro, firmado y dedicado por Anders Petersen, ocupa ya un lugar privilegiado en mi biblioteca Fotográfica.
Y esto es todo por ahora, en breve continuaré la crónica de las exposiciones de PhotoEspaña 2017, que prometen dar muchas alegrías.

De galgos y podencos

De vez en cuando alguna noticia salta al ágora fotográfica y se convierte en tema de conversación, aunque la voracidad de las redes sociales se la traguen en poco tiempo.
Hace unos días ha sido muy comentada la extraña decisión que ha tomado la agencia Reuters obligando a sus fotógrafos en trabajar con formato Jpg y no admitiendo el Raw. El argumento esgrimido por la agencia para defender tan peculiar decisión ha sido el de evitar la manipulación de las imágenes, ante lo cual cabe reflexionar desde diferentes puntos de vista.
En primer lugar, qué triste es que una agencia de fotografía tenga que pedir a sus fotógrafos que no manipulen, esto debería hacernos reflexionar sobre los derroteros que la fotografía periodística está tomando de un tiempo a esta parte. Sobre este punto prefiero incidir más adelante.
En segundo lugar, deberíamos saber qué se considera manipulación y qué no. Yo lo tengo claro, quitar o poner es manipular, mejorar luces o colores, no lo es, pero cada cual tiene su visión particular al respecto.
En tercer lugar, ¿Qué hace pensar a los directivos de Reuters que un Jpg por el mero hecho de ser Jpg no está manipulado? ¿Hasta ese extremo llega su desconocimiento de los procesos digitales?
Una fotografía en Jpg puede ser manipulada con Cámera Raw o con Lightroom, con una pérdida de calidad mayor que si se tratara de archivos Raw, sin duda, pero pueden ser manipulados. Además, la agencia aclara que admite recortes y retoques en luces o colores, en ese caso ¿Qué más da que sea Raw o Jpg si permite el paso por un software de edición? ¿Cómo podrá saberse si una fotografía ha sufrido retoques leves o serias manipulaciones si se modifica el Jpg original?
La historia del fotoperiodismo reciente está llena de ejemplos de manipulaciones, en ocasiones ultrajantes, que no tienen nada que ver con Raw o Jpg sino con determinada falta de moral. La foto de Sarkozy con su michelín desaparecido, la de Acebes adelantando milagrosamente su posición, el público de un partido de fútbol repetido o la felicitación navideña de la Casa Real Española son ejemplos de foto montajes digitales que suponen una vergüenza sin que importe si la fotografía se tomó en Jpg, en Raw o en cualquier otro formato existente.

sarkozyEl michelín desaparecido de Sarkozy (Fuente: Quesabesde)

acebesEl paso adelante de Acebes (Fuente: Quesabesde)

futbolLos espectadores clonados (Fuente: Quesabesde)

familia_real La felicitación de la Casa Real (Fuente: Quesabesde)

Todo esto es absurdo se mire desde donde se mire, por la ignorancia de los procesos técnicos por parte de quienes han dado la órden y por pensar que la manipulación es cosa de la fotografía digital. Desde que existe la fotografía, el laboratorio ha sido algo más que un cuarto donde convertir la imagen negativa en positiva. A base de máscaras, filtros o tapados, los fotógrafos han corregido los tonos, luces, sombras o colores de sus fotografías hasta ajustarlas a lo que ellos quisieran transmitir, o simplemente a la realidad en el momento de la toma que la cámara no acabó de captar.

magnumUn ejemplo de los apuntes previos al revelado final en una fotografía de la agencia Magnum

Corregir o mejorar no es mentir, no es cambiar la información transmitida por una fotografía. La foto de la niña del Napalm tomada por Nick Út fue recortada obviando a varios soldados americanos, la fotografía de los milicianos españoles disparando sobre un caballo muerto de Agustí Centelles también fue recortada y en cierto modo escenificada, pero eso no las convierte en manipulaciones, siguen siendo fieles testimonios de su momento histórico.
Y no podemos dejar de lado que en múltiples ocasiones la manipulación puede ser previa a la toma. Podremos encontrarnos con fotógrafos que entreguen su Jpg sin procesar, directamente desde su cámara, pero que lo fotografiado no corresponda con la realidad que intentan documentar. No nos olvidemos de que la mirada del espectador es inocente y no conoce qué hay detrás de la fotografía, no sabe del momento ni la situación.
La fotografía del miliciano español de Robert Capa revolucionó el foto periodismo internacional, pero las dudas sobre su autenticidad son tantas y tan fundadas que uno se plantea si en lugar de un hombre asesinado no estaremos viendo una ficción. Tenemos otros ejemplos, muchos por desgracia y muy recientes, como el del niño Marwan perdido en el desierto que resultó no estarlo o la más reciente de otro niño, Aylan, el refugiado de tres años muerto en la orilla del mar pero que había sido colocado en el punto en el que lo fotografiaron para causar un mayor impacto. Las fotografías manipuladas existirán mientras existan los manipuladores, cambiarán las herramientas pero no la actitud.

muerte_milicianoLa polémica fotografía de Robert Capa

Volviendo al primer punto, cabe preguntarse si no será más lógico que Reuters, o cualquier otra agencia o medio de comunicación, contratara fotógrafos con un código deontológico correcto, que no mientan ni antes ni después de tomar su fotografía en lugar de recurrir a debates sobre si Raw, si Jpg, que es como debatir sobre galgos y podencos elevando los principios de McLuhan a la categoría de dogma. Pero no nos olvidemos del cariz de los tiempos que nos han tocado en suerte, ahora se busca la inmediatez por encima de la profundidad y del trabajo a conciencia. Ahora lo que importa es tener la imagen sobre cualquier cosa publicada en internet casi en el momento en que ocurre, y no importa si la fotografía es tan pobre que la podía haber tomado un niño con un móvil, lo único que cuenta es vender más siendo los más rápidos.
Atrás quedaron los reportajes pausados, documentados, realizados con calma siempre dentro de la urgencia que exigía cada momento. Claro que entonces se contraba a los grandes, ahora cualquiera con una cámara es fotógrafo y así nos va.
Como conclusión quiero reseñar el cambio en sus políticas de admisión de fotografías que World Press Photo acaba de Publicar. Tal vez cansados de que la últimas ediciones del concurso se vieran manchadas por la polémica de manipulaciones o posibles manipulaciones en las fotografías ganadoras, WPF ha publicado una serie de instrucciones de cara a futuros participantes donde deja claro en forma de cuatro vídeos qué admitirán y qué no. Sin duda esta es la política más apropiada, la que deja claro desde el primer momento qué comportamientos no serán admitidos sin perderse en disquisiciones ridículas sobre formatos.
En fin, malos tiempos estos para el foto periodismo, ojalá pronto las aguas vuelvan al cauce de la sensatez.

 

Enlaces de interés:
“Handbook of Journalism”, de Reuters
Nuevas normas de World Press Photo y vídeos explicativos

Fotografías de ida y vuelta

Pasamos hace ya tiempo del carrete al archivo virtual con alegría, entre alharacas y loas al progreso y a la comodidad que este traía consigo, tan sólo la voz de los nostálgicos o de los reacios a un nuevo aprendizaje sobresale de vez en cuanto entre el canto general que rinde culto a las maravillas de la fotografía digital.  Maravillas estas que son de diferente índole para según qué usuarios aunque hay aspectos en los que solemos coincidir todos, y uno de ellos es en la facilidad de almacenaje y archivo de las fotografías virtuales. Hemos pasado de reservar cajones enteros a almacenar negativos, hojas de contacto, copias y demás material físico, a tener nuestras fotos guardadas en una cajita negra llamada disco duro que es algo así como la caja de pandora por su capacidad mágica de almacenamiento de maravillas y desgracias. Sucede que aquellos negativos, copias y demás material tangible aún hoy sigue ocupando un espacio en algún armario, pero, ¿Qué ocurre con los archivos digitales? ¿Estamos seguros de que poseemos esas fotografías que en realidad no existen? Manejamos archivos, no objetos, y eso es cómodo, es rápido y barato, pero en un momento determinado, en base a quién sabe qué factores del azar, todo eso puede desaparecer de golpe, perder su existencia digital para ser nada, volatilizarse en una dimensión virtual. Recientemente he pasado por ese trance, no uno, sino dos discos duros de repente dejan de cumplir su función y sus archivos o desaparecen o son ilegibles y con ellos se van horas de trabajo, se va mi obra. Seguramente he perdido fotografías, diseños, ilustraciones. Una parte importante de mi obra no impresa se puede haber convertido en humo, en ceros y unos dispersos en la nada dejando una sensación similar a la de un robo, la misma indefensión y frustración. Cuando se trabajaba con carrete se hablaba de la imagen latente, esa extraña entelequia que sólo se materializaba al pasar por el proceso mágico del revelado. La técnica ha avanzado pero ahora todas las imágenes son latentes hasta que pasan por una impresora o similar, y en este caso el proceso no es obligatorio, con lo cual pasamos la vida haciendo y viendo imágenes que no existen. Me he puesto a filosofar sobre todo esto hoy llorando una posible pérdida pero pensando que la fotografía “física” no está menos expuesta a pérdidas y percances que la otra, como objeto tangible y móvil que es, y en este caso tal vez el hecho más prodigioso es el reencuentro de esas fotografías dadas por perdidas, y de este tipo de historias está llena la historia de la fotografía. Hablaré sobre algunos casos que conozco. La maleta Mexicana de Robert Capa. La historia de la ya mítica maleta comienza en 1939, cuando acababa la guerra en España y casi comenzaba una nueva en Europa. En aquél año, una serie de negativos que Endre Ernő Friedmann, conocido comoRobert Capa, había acumulado con fotografías de la guerra civil española, desaparecieron cuando el fotógrafo huyó de Francia para emigrar a los Estados Unidos por el miedo a ser internado por ser simpatizante de los partidos de izquierdas. Se trataba de más de cien rollos con fotos de Capa, de Gerda Taro y de David Seymour (Chim). Por aquél entonces, Capa pidió a su amigo, el fotógrafo Imre Weisz que guardara los negativos para evitar su destrucción por las imparables tropas alemanas y al parecer Weisz se los llevó dentro de una maleta a Marsella, ciudad en la que fue detenido para desde allí ser enviado a un campo de concentración el Argel. Pero por algún motivo no muy claro, antes de que Weisz fuera detenido, los negativos acabaron en manos del general mexicano Francisco Aguilar González, que entonces era diplomático de su gobierno en la ciudad francesa, y que al final optó por llevarlos a su país. NegativosPerdidosCapa El general seguramente ignoraba la importancia y procedencia de la maleta, y Weisz, que por azares del destino acabó viviendo toda su vida en México DF nunca hizo nada por recuperar aquellas fotografías que él supondría perdidas entre tantas otras pertenencias que la guerra se había tragado. Desapareció todo rastro de la maleta y nadie sabía de su existencia, tanto que ni siquiera aparecía en las biografías o recopilatorios de Capa. Pero en 1995, un sobrino de una hija del general Aguilar contactó con el International Center of Photography, fundado por el hermano de Robert Capa, Cornell, comunicando que había heredado una serie de negativos con fotos de la época en la que Capa trabajó en España. Sin embargo, el heredero del general que los poseía se mostró reticente a mostrarlos y el centro acabó por perder el contacto y el pequeño rastro de la maleta. Sin embargo, aquél suceso soltó la liebre y puso en aviso a algunas personas interesadas en la recuperación de los rollos y fue gracias a la cineasta Trissha ZIff que los negativos se localizaron de nuevo con mayor éxito en las negociaciones tras la promesa de que los negativos acabarían en un lugar adecuado. En aquellos negativos hay unas tres mil fotos en 127 rollos de película guardados en cajas de cartón perfectamente ordenados y clasificados, además de en estado de conservación ideal. Gran parte del contenido de esas cajas ha sido restaurado ya e incluso existe una exposición itinerante que muestra algunas de esas fotografías, pero aún hay mucho trabajo por hacer con la maleta mexicana, entre otras labores la de discernir quién es el autor de cada fotografía. Un trabajo fascinante que no hará sino añadir luz a la vida de Robert Capa y a su arte y, quien sabe, si tal vez algún día permita discernir el misterio de la autoría de la “Muerte de un miliciano”. El rostro del tiempo En el año 1955, la agencia Magnum estaba consolidada como la que sería una de las mejores, si no la mejor del mundo. Para avanzar un paso más en su consolidación y para reafirmarse en su intención de convertir el fotoperiodismo en un arte, Magnum decidió organizar su primera exposición colectiva. Titulada como “Gesicht der Zeit” (El rostro del tiempo) la muestra presentaba 83 obras de los maestros que integraban la agencia; Robert CapaHenri Cartier-Bresson, Werner Bischof, Ernst Haas, Erich Lessing, Jean Marquis, Inge Morath y Marc Riboud. La exposición se celebró en el Instituto Français de Innsbrück y después giró por varias ciudades austriacas hasta volver de nuevo al instituto, donde se le perdió el rastro. Durante muchos años la exposición estuvo desaparecida, perdida en una especie de limbo y nadie supo de su paradero e incluso de su existencia pues los organizadores fueron falleciendo y nadie en Magnum la buscaba, hasta que en 2006, el azar llevó a una trabajadora de la agencia a visitar el Instituto Français de Innsbrück y allí alguien le comentó que en los sótanos de la institución se guardaban unas cajas con el nombre de Magnum, después de bajar a ver qué era esas cajas se encontraron con que contenían la exposición íntegra, perfectamente conservada, etiquetada y clasificada, como si hubiera estado durmiendo esperando a que la despertaran.. Ahora, Magnum hace girar por el mundo aquella exposición rebautizada como “Magnum’s first”, no hace mucho que pudo ser visitada en Madrid. magnumc2b4s-first Las fotografías de Vivian Maier A estas alturas, todo el mundo ha oído hablar de la niñera fotógrafa, pero hasta hace bien poco,Vivian Maier era una total desconocida. En 2007, John Maloof se encontraba buscando documentación para un libro sobre Chicago y en una subasta se hizo con un archivo de fotografías que habían sido adquiridos por la casa de subastas en un almacén de muebles cuyo arrendatario había dejado de pagar el alquiler. Maloof reveló algunos de esos carretes para venderlos en la red, y en ese momento Allan Sekula contactó con él para impedir que se dispersara el material que tenía una calidad que Maloof no había sido capaz de apreciar. A partir de ese momento, John Maloof se dedicó al rescate de la obra de Vivian Maier. Gracias a esto podemos ahora disfrutar del trabajo de la niñera fotógrafa. Vivian Maier, hija de refugiados judíos, pasó casi toda su vida en Estados Unidos. A principio de los años 30, su padre abandonó a su madre y madre e hija vivieron por una temporada con Jeanne J. Bertrand, una fotógrafa surrealista que tal vez inició la vocación de Vivian. Maier no era fotógrafa profesional, se ganaba la vida con diferentes empleos, sobre todo siendo la niñera de una familia del North Side de Chicago después de haber viajado a diferentes países asiáticos. En sus contínuos paseos que la llevaban a casa de los niños que cuidaban y de vuelta a la suya realizó gran parte de sus fotografías que no revelaba porque no se lo podía permitir, pero no le importaba, seguramente para ella el resultado de cada foto era indiferente. Vivian Maier fotografiaba su entorno de forma compulsiva, pero no de una forma desordenada, sino cuidando cada fotografía y creando así un archivo privilegiado de tipos y personajes de su época. La suya es una mirada atenta que analiza y disecciona la sociedad que se muestra en las calles, es como un certero bisturí que extrae lo mejor, lo más jugoso de la vida y deshecha lo accesorio. Maier retrata su mundo en todas sus facetas, y ella es parte de ese mundo lo que le lleva a retratarse reflejada en espejos, escaparates y otras superficies reflectoras, siempre con un gesto hierático con la mirada atenta a su reflejo mientras sostiene su Rolleiflex a la altura del vientre. Los suyos son autoretratos sin planificar, ella caminaba y cuando encontraba su reflejo, lo retrataba, sin más, sin mayores pretensiones, como una constancia de su vida que era la vida de su ciudad. Vivian Maier falleció en 2008, viviía en la pobreza y los niños a los que cuidó en su día ahora le pagaban el alquiler del apartamento. Caminando resbaló y se golpeó en la cabeza, cuatro meses después falleció en una residencia de ancianos, a los 83 años, dejando un tesoro latente en un trastero de alquiler que por fortuna fue encontrado y sacado a la luz pero que igualmente podía haber desaparecido para siempre. simona Las fotografías perdidas de Agustí Centelles. Agustí Centelles es, sin duda, uno de los más grandes fotógrafos españoles y desde luego el que mejor retrató la guerra civil. Sus fotografías reflejan la realidad española en aquellos años mejor de lo que lo hiciera, por ejemplo, Robert Capa. En el año 2008, el Museo Nacional de Arte de Cataluña pidió a los hijos del fotógrafo imágenes de su padre que hubieran sido positivadas por él. Los hijos emprendieron una búsqueda en el laboratorio y allí se encontraron con una caja metálica de galletas en la que se conservaba una considerable cantidad de negativos y copias cuyo contenido suponía un reflejo de la vida política en tiempos de la guerra y los años previos. Entre estas fotografías destacaba una en la que aparecía el presidente de la Generalitat “Lluis Companys” preso en la carcel modelo de Madrid junto a otros miembros de su gobierno a la espera de ser juzgado tras la proclamación del estado catalán. Según explicaron sus hijos, el contenido de la caja venía determinado por aquellas fotografías que su padre no sabía como clasificar pese a que durante años archivó sus negativos de forma meticulosa. Además de la ya famosa caja de galletas, los hijos de Centelles encontraron copias de instantáneas que habían quedado escondidas en una finca de la barcelonesa Vía Laietana, de la que eran porteros sus suegros, fotografías familiares de antes de la Guerra y de los años 1945 y 1947, en los que la familia vivió en Reus y un rollo de negativos con edificios bombardeados en Reus y Falset, en los que, a diferencia de sus imágenes de los bombardeos de Lérida, no aparecen las víctimas. Si bien este no es un caso de perdida, sino más bien de olvido temporal, es otro ejemplo de lo caprichoso que es el azar en cuanto al devenir de algunas fotografías. dscn4700 Pero no todas las historias sobre fotografías perdidas y encontradas están relacionadas con los grandes fotógrafos, muchas veces son las fotografías sin dueño conocido o aquellas en las que se desconoce la identidad del retratado las que viven historias más fascinantes, y de esas hay muchas, surgen a diario y no dejarán de hacerlo. Ha sucedido más de una vez que alguien ha encontrado fotografías en las que el modelo retratado es alguien importante o famoso, y eso convierte un hallazgo trivial en un acontecimiento histórico. Sucedió cuando se encontraron fotografías inéditas de Adolf Hitler en un ático de California o cuando en el año 2010, dos libreros parisinos descubrieron una fotografía de Rimbaud en edad adulta. En un rastro de San Francisco se encontraron negativos con fotografías de David Bowie y en el años 2012 fueron halladas 45 fotografías de los Rolling Stones tomadas por un autor anónimo en una gira durante el año 1965. Mick-Jagger En ocasiones, las fotografías encontradas nos acercan momentos de la historia, como las fotografías tridimensionales de la primera guerra mundial encontradas dentro de una cámara anaglífica en las Cataratas del Niagara. O más prodigioso aún, el hallazgo de negativos congelados en la Antártida y que al ser revelados mostraron imágenes de una expedición de Ernest Shackleton.   original2-par spencer-smith__largest-no-more-than-580x630 (1) Aunque yo prefiero aquellas fotografías en las que el anonimato es absoluto, no se conoce el autor, ni al modelo, ni el momento, ni ningún dato. Hallazgos de fotografías domésticas o similares que cuentan historias de cada día, sin grandes nombres detrás de ellas pero es eso lo que las hace tan fascinantes. Ya escribí una entrada en este blog relativa a una caja de diapositivas que encontré donde hablo de la felicidad que produce un hallazgo similar, y es esta una felicidad compartida por muchas personas en el mundo, lo que ha dado lugar a la creación de sitios web y grupos en redes sociales dedicados a la recopilación de estas imágenes. De todos ellos dejo una lista de enlaces como colofón. Fotos históricas Colección de enlaces sobre fotos anónimas Fotos encontradas Fotografías en blanco y negro Proyecto “Olvidados” Found Photographs Fotografías encontradas Negativos encontrados, grupo de Facebook